Kiev había dado la orden de no defender más la planta siderúrgica, según el jefe del regimiento de Azov.

El ejército ruso anunció el viernes por la noche que había «totalmente liberado» la fábrica de Azovstal. Después de semanas de feroz defensa de la acería, el último foco de resistencia ucraniana en la ciudad portuaria de Mariupol, «el alto mando militar dio la orden de salvar la vida de los soldados de nuestra guarnición y dejar de defender la ciudad», había anunciado un poco antes Denys Prokopenko, comandante del regimiento Azov, que también estaba atrincherado en este vasto complejo industrial atravesado por galerías subterráneas.

1.908 personas depusieron las armas

Un número desconocido de soldados todavía estaban en los túneles de la fábrica. Pero todos los civiles y soldados heridos fueron evacuados, dijo Denis Prokopenk, cuyos hombres intentaban identificar los cuerpos de sus camaradas caídos. “Espero que en un futuro cercano, sus familias puedan enterrar a estos soldados con honores”comentó.

«Los nacionalistas atrapados en la fábrica han comenzado a rendirse. Actualmente, 1.908 personas han depuesto las armas», había comentado en la jornada Sergei Shoigu, el ministro de Defensa ruso. La inteligencia militar británica había mencionado el día anterior la probable rendición de 1.700 soldados.

El ejército ruso comenzó una destrucción a gran escala.

Las autoridades ucranianas ahora esperan organizar un intercambio de prisioneros, pero Moscú considera que al menos algunos de estos soldados enemigos son neonazis y amenaza con intentar ejecutar a algunos de ellos. El viernes, el ejército ruso bombardeó masivamente, a la misma hora, la ciudad de Sievierodonetsk, uno de los últimos bastiones en poder de las fuerzas ucranianas en la provincia de Lugansk, objetivo prioritario de Moscú en el Donbass con la vecina provincia de Donetsk.

Leer:  Francia intensificará sus entregas de armas a Ucrania promete Emmanuel Macron

Según Kiev, el ejército ruso lanzó un gran asalto para conquistar la ciudad, pero fue rechazado tras sufrir grandes pérdidas.

Desde que registró el fracaso de su ofensiva contra Kiev a mediados de abril, el ejército ruso ha estado tratando de apoderarse de Sievierodonetsk y su hermana gemela, Lychtchansk, en la otra orilla del río Siverskiy Donets. De hecho, la captura de las dos ciudades permitiría a Moscú reclamar el control total de la provincia y colocarla bajo la autoridad del «República Popular de Luhansk»proclamada por los separatistas prorrusos en 2014 y cuya independencia reconoció Vladimir Putin poco antes del inicio de la invasión de Ucrania. «El ejército ruso ha comenzado una destrucción a gran escala de Sievierodonetsk. La intensidad de los bombardeos se ha duplicado, ellos (los rusos) están bombardeando las zonas residenciales para destruirlas casa por casa».denunció el gobernador ucraniano de la provincia de Lugansk, Serhiy Gaïdaï. “No sabemos cuántas víctimas hay porque es simplemente imposible ir a revisar cada departamento”, añadió.

Leer:  El convoy humanitario de Occitania a Polonia: "Necesitamos material médico y alimentos"

ciudades bombardeadas

La destrucción metódica de las ciudades, que tiene como objetivo privar a sus defensores de un refugio hasta que se vean obligados a retirarse, es una táctica apreciada por Rusia, que anuncia un «liberación» lleno de la «República Popular de Luhansk» inminente.

El Donbass se ha convertido en un «infierno», se lamentó el viernes el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky. Tras la anunciada toma de Azovstal en Mariupol, la conquista de las provincias de Luhansk y Donetsk podría permitir a Vladimir Putin reivindicar una victoria en un intento de ocultar el estrepitoso fracaso de su estrategia, durante casi tres meses de guerra en Ucrania.

Marta Kleber