El primer torneo de golf del Alps Tour 2022 habla italiano. En Egipto, con un total de 202 (69 65 68, -14) golpes, Stefano Mazzoli ganó el Ein Bay Open. En Suez, el segrateano de 26 años superó a la competencia del irlandés Conor Purcell, segundo con 204 (-12) por delante del español Enrique Marín Santander y el francés Pierre Pineau, ambos 3/i con 205 (-11).

Stefano Mazzoli, Tour de los Alpes

A la cabeza (junto con otros tres competidores) al final de la segunda y penúltima ronda, el azul en Sokhna GC, donde en abril de 2021 había hecho suyo su Red Sea Little Venice Open, dejó caer el trío de éxitos de carrera en el tercer circuito europeo masculino y cobró un cheque de 5.800 euros por un premio total de 40.000.

Excelente prueba para los italianos en Egipto. Y si Mazzoli ganó el título -subiendo a lo más alto del orden de mérito del circuito, un trampolín hacia el Challenge Tour-, Michele Ortolani con una puntuación de 206 (-10) se situó quinto al igual que el holandés Koen Kouwenaar.

Top 10 y séptima posición (208, -8) para Andrea Romano (en su primera carrera profesional) y Gregorio De Leo (entre los cuatro líderes tras 36 hoyos). Graduado en Estados Unidos, Mazzoli se hizo profesional en 2019. Y si en 2021 solo rozó el paso al segundo circuito europeo, participando también en las escuelas clasificatorias del Korn Ferry Tour (segunda gira americana), en 2022 quiere ganar una «carta» para jugar en el Challenge Tour en 2023.

Leer:  Daniil Medvedev habla sobre la presión de volver a lo más alto del ranking ATP

Es uno de los deportistas más exitosos de la historia, así como uno de los más ricos del mundo. Cuando se trata de primicias, Tiger Woods siempre está presente: 15 majors ganados, 110 torneos profesionales, el golfista más exitoso en la historia de este deporte.

Estadísticas que explican por qué logró mantenerse en lo más alto del ranking mundial durante 683 semanas (de las cuales 281 consecutivas) y sobre todo porque en 2014 se convirtió en el primer deportista del mundo en haber superado la barrera de los mil millones de dólares.

Cifra astronómica que también justifica que Tiger Woods pueda permitirse un yate como el Privacy, un auténtico barco de cuento. Y obviamente estamos hablando de algo que ha costado mucho. Si imagina un yate de lujo y algo de comodidad a bordo, Privacy lo tiene.

Con 48 metros de eslora y una superficie total de 600 metros cuadrados, este yate fue adquirido por la golfista en 2004. Equipado con cinco camarotes con capacidad para un total de diez personas, también cuenta con cuatro camarotes para nueve tripulantes.

Tiger Woods suele llamarlo «mi bote» aunque todo parezca un bote: con una velocidad de crucero de 18 nudos, también tiene un gimnasio a bordo donde el golfista sigue entrenando. Woods, de hecho, prefiere quedarse en este yate durante los torneos que se celebren en Nueva York.

Leer:  "No será fácil": Novak Djokovic advierte al talentoso Carlos Alcaraz

Con interiores de madera de cerezo, Privacy también cuenta con un ascensor para tres personas, un enorme jacuzzi, lo suficientemente grande como para acomodar a ocho personas, y la inevitable sala de cine y el bar de la esquina. El extra de este megayate lo aporta el área que Tiger Woods quiso dedicar al buceo: esto también explica la presencia de una cámara de descompresión (inflable) y un área dedicada al llenado de cilindros de oxígeno.

Los lujos también se completan con tres motos de agua y dos scooters para excursiones cortas en tierra. Evidentemente, todo esto tiene un precio: la privacidad cuesta 17 millones de euros y su mantenimiento anual asciende a 1,7 millones de euros.

Tritan Paoul
Últimas entradas de Tritan Paoul (ver todo)